Baile de los Santos Inocentes

BAILE DE LOS SANTOS INOCENTES

Autores: Arnaldo Reyes y Luis Garrido
Buscando en el cofre de los recuerdos, existen muchas tradiciones en Mira y entre ellas está “Los Santos Inocentes”, como se los llamaba en tiempos remotos. Esta sana distracción popular no se ha podido comprobar en qué año apareció, se remonta a tiempos inmemoriales. Según narraban nuestros antepasados, surgió esta tradición de festejar los Santos Inocentes por un grupo de buenos amigos que se reunieron a escuchar las interpretaciones que hacía la primera Banda de Músicos que existió en Mira.

Estos jóvenes se pusieron de acuerdo y dijeron: “Salgamos a bailar a la plaza para festejar el año nuevo”. Contaban los antepasados, que estos jóvenes en principio, hacían confeccionar sus dos nuevos ternos para salir a la plaza pública.

Al transcurrir cada año fue mejorando esta costumbre, las señoritas de buena voluntad ofrecieron a este grupo de bailadores, disfrazarlos prestándoles sus mejores trajes y maquillándolos de forma que ya no sólo fueron hombres con ternos nuevos los que sacaran a bailar a las mujeres, sino también hombres disfrazados de mujeres que sacaban a bailar a los hombres. Así cada año fue mejorando esta costumbre y mejorando la organización en forma espontánea.

Decían nuestros abuelos, que no se creó ningún club o asociación, todo era voluntario y con el transcurso del tiempo, el baile de Inocentes o San Juanes como también se los denominaba llegó a ser un gran espectáculo. Todos los moradores de Mira y sus alrededores, disfrutaban de esta festividad que cada año iba aumentando el número de parejas que se disfrazaban de distintas maneras: novios, charros, negros, mexicanos, y otros.

Se cuenta que en una ocasión, un sacerdote, Párroco de Mira de turno, trató de prohibir esta sana costumbre y predicó en el púlpito que no se bailará. En respuesta a esta llamada de atención, la población de Mira salió a bailar a la plaza habiendo un total de 75 parejas, que bailaban como protesta a la decisión tomada. Con esto, el sacerdote tuvo que, con el tiempo, cambiar su actitud aceptando que se bailara frente a la casa Parroquial y colaborando económicamente para que se continúe con esta tradición.

Cabe destacar, que como se dijo anteriormente, no se llegó en ningún momento a formar una organización de estos danzarines, todo se lo hizo de buena voluntad y habilidad lo cual fue muestra del “genio mireño”.

Corroborando a todo lo que hemos logrado obtener de nuestros antepasados, referente al Baile de Inocentes, hacemos una entrevista a un personaje que participó activamente en aquella bonita costumbre, don Luis Garrido Muñoz, quien manifiesta:

Don Luchito, tiene usted algún conocimiento por qué y cuándo se inició la tradición de bailar los Inocentes en Mira?

No se exactamente cuándo se inició, pero desde que tengo uso de razón he bailado los inocentes, es decir cuando tenía 20 años. Esta costumbre fue motivada únicamente por el buen humor y por el genio mireño.

¿Puede contarnos alguna anécdota del crecimiento de esta tradición?

Una vez, hubo la intervención del Padre, no quiso que bailen las mujeres. Al otro día por capricho, bailamos hombres y mujeres, siendo un total de 75 parejas las que nos presentamos, tal era la cantidad de disfrazados que de esquina a esquina del parque no alcanzaban las parejas, así de grande fue el humor de ese día.

¿Recuerda los nombres de las personas que bailaban en tiempos anteriores, cuando usted era jovencito?

Cuando era joven, conocía el nombre de las personas que bailaban pero ahora no recuerdo, lo que sí recuerdo es el nombre de las personas que bailaban conmigo como: don Abdón León, Laureano Guerrero, Jorge Palacios, Ismael Montalvo.

¿Puede nombrar algunos integrantes que pertenecieron concretamente a su época?

Luis Orquera, Marco Arresta, Abdón León, ángel Mafla, Luis Pulles, Jorge Moncayo, Segundo Paredes.

¿Cuál era el baile que más les gustaba a los danzarines y al público?.

El San Juan cuyo baile duraba media hora o más, todos eran de humor.

¿Cómo se realizaban los pasos de este baile llamado San Juan?

Este baile se lo realizaba de distintas formas. Nos cogíamos de las manos y cruzábamos de pareja alternando de mano, hacíamos arcos con los pañuelos, pasando por debajo y por encima en forma alternada, hacíamos círculos, cruces con los pañuelos, gritábamos viva los Santos Reyes, viva el Año Nuevo y el público también gozaba, ya que la coreografía de este baile causaba mucha admiración. Para que la gente no se aglomere y nos deje bailar con tranquilidad, había el negro, que con un acial controlaba el orden, este personaje también hacía gozar a la gente con sus chistes.

¿Qué me puede decir sobre el impacto que tuvo esta sana tradición de bailar los Inocentes en Mira?

Tuvo un gran impacto festejar el Año Nuevo con esta tradición ya que fue del agrado de todo el público por eso es que perduró a través del tiempo durante muchos años.

¿Se dice que los disfrazados sacaban a bailar a las personas importantes para que les apoyen económicamente para el siguiente día?

Sí, después del baile o en el baile mismo sacábamos los hombres a bailar a las mujeres particulares, era un motivo para nos cooperen con cualquier cosa: dinero, cigarrillos, caramelos o trago. También teníamos la costumbre de andar gritando viva el Año Nuevo y Santos Reyes frente a algunas casas, dando la vuelta al pueblo y con gusto nos colaboraban.

¿Quién cubría los gastos para pagar a la banda?

Las parejas de disfrazados pagábamos una parte, pero casi nada, ya que con las colaboraciones de la gente se pagaba la banda y como nos regalaban caramelos, cigarrillos y trago, nosotros no gastábamos.

¿Se dice que bailaban desde el uno hasta el seis de enero que era el día de los Santos Reyes, qué me puede decir?

Si, así era, bailábamos del 1 al 6 de enero, es decir bailábamos desde el Año Nuevo hasta el Día de los Santos Reyes.

¿Cómo sabía el público que iban a bailar los Inocentes?

Sabían porque el bombo de la banda le golpeaban algunas veces en la esquina del parque. Ese era el anuncio para que se reúnan los músicos y a la hora convenida tocaban. Así que el baile era desde las 3 de la tarde hasta las 8 o 9 de la noche.

Cuando ya iba a finalizar un día de baile, qué anunciaban para el otro día?

Gritábamos viva la banda para mañana y la gente ya sabía que al otro día habría baile, además buscábamos las parejas para el otro día e invitábamos para que más gente se disfrace y así se iba agrandando más y más la columna del baile.

¿Qué me puede decir sobre el vestuario que utilizaban, lo alquilaban o cómo lo obtenían?

En cuanto al vestuario, antiguamente habían sabido hacerse dos posturas para bailar. En nuestro tiempo ya nos disfrazaban las mujercitas de buena voluntad con lo mejor que ellas tenían. Nos disfrazaban de indios, mexicanos, españoles, negros, novios, etc. Normalmente bailábamos entre 40 y 50 parejas diariamente a excepción de esa vez que salimos 75 parejas.

¿Usted llegó a ser uno de los cabecillas o capitanes?

Sí, prácticamente los mayores éramos los capitanes, es decir quienes dirigíamos el baile, especialmente los sanjuanes, además los capitanes iban a repartir el trago, los caramelos, cigarrillos. Yo hacía la segunda pareja y dirigíamos el baile con todos los pasos que sabíamos.

¿Cree usted que se puede volver a bailar los inocentes en esta época?

En este tiempo los bailes de los sanjuanes ya no se los aprecia como antes, esto que bailan ahora, el reguetón, nosotros ni lo imaginábamos, sólo sabíamos sanjuanes, bombas y pasillos. Ahora usted sabe que la juventud no aprecia la música nuestra por lo tanto creo difícil que se vuelva a bailar como antes.

¿Estaría en condiciones de participar el próximo año si es que se realiza nuevamente esta tradición?

Ya no, hasta el año 75 bailé, de ahí en adelante no por mi edad, porque tengo 87 años, solamente quedan los recuerdos. Además a la juventud de hoy no les gusta los sanjuanes, salen en los colegios, dan una vuelta por el pueblo y no hay quien les aplauda como era en mi tiempo. Esa es la forma ahora en los colegios y en cuanto al público son contadas las personas que bailan y eso que la banda es pagada por el municipio, ya no es lo mismo.

¿Finalmente, qué mensaje les daría a los jóvenes y a lodos los mireños?

El mensaje que daría es que no se olviden del genio mireño. Que sigan adelante, que siga subsistiendo en Mira la música, la alegría, el baile, pero que no se acabe este genio mireño, que es propio de nuestra tierra y que ojalá reviva esta tradición.

EL BAILE DE LOS INOCENTES EN LA ACTUALIDAD
Una de las tradiciones ancestrales en nuestro pueblo es el baile de Inocentes, tradicionalmente del 1 al 6 de enero, se bailaba al son de la banda, desde las 3 de la tarde, todos los días, alegres sanjuanitos, pasacalles, bombas, haciendo figuras, recorriendo calles, invitando a más parejas de casa en casa.

Al grito de “Viva la banda para mañana”, surgía espontáneamente la colaboración para seguir contratando a los músicos para el siguiente día.

Hoy, con la finalidad de que esta hermosa tradición no se pierda, el Municipio de Mira colaboró con la contratación de la banda Los Satélites, del 2 al 6 de enero, durante estos días bailaron varias parejas de disfrazados para deleitar con su alegría a los conciudadanos.

Y, como ya es costumbre, desde hace algunos años, el Colegio Nacional “Carlos Martínez Acosta” viene colaborando en este afán de que la tradición no se pierda, el día viernes 6 de enero organizó el baile de Inocentes con todo el alumnado.

A las 6 de la tarde, partía desde el local del colegio, una gran columna de parejas de bailarines con hermosos disfraces, alegres pasos, movimientos cadenciosos; al son de los acordes de la banda de músicos recorrieron las calles de la ciudad deleitando a todos quienes salieron al paso a admirarlos para concentrarse luego frente al parque Juan Montalvo. Se unieron a este gran desfile el personal municipal que en su totalidad participaron también disfrazados con lindos atuendos, elaboradas coreografías y pasos de baile propios de esta celebración; no podía faltar el Negro, quien, provisto de su inseparable acial, mantiene el orden y despeja el espacio para que los disfrazados bailen sin ninguna dificultad. Por problemas de energía eléctrica en el parque, el baile se trasladó al estadio Galo Plaza.

En esta oportunidad el desfile de participantes en el baile de Inocentes acogió a más de 100 parejas, que disfrutaron alegremente de los acordes musicales de la banda y regocijando a mireños y turistas que nos visitaron de otros rincones de la patria.

Bien por las instituciones que tratan que lo tradicional se mantenga como parte de la identidad mireña.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: