Archivo para chicha

La fiesta de la chonta

Posted in HISTORIA, sitios turisticos, TRADICIONES Y COSTUMBRES with tags , , , , , on agosto 23, 2008 by edmolin657

Celebrada el mes de mayo cuando la producción de la chonta esta en apogeo de su producción. La ceremonia comienza desde que se coge la chonta madura, el que organiza normalmente es el que convoca a la gente a recoger las chontas utilizando frases alusivas. Las mujeres salen cargando las chankins (canastos), el hombre les antecede y arranca con un gancho fuerte los frutos de la chonta y la mujer las recoge.

Luego se procede a cocinar los frutos, para ser masticados por todas las mujeres presentes, es un momento donde todos tienen la oportunidad de compartir sus aventuras y hazañas diarias. Posteriormente se prepara la chonta masticada con agua pura y se deja en unas ollas tapadas por unas hojas listas para el siguiente paso. Mientras tanto todos se preparan para la noche, se preparan con sus mejores ajuares y se maquillan las caras con achiote.

La persona quien liderea esta ceremonia es normalmente un anciano-a persona quien estará dando ordenes sobre los pasos a seguir, todos obedecen al jefe, hacen y dicen lo que el o ella ordena. Todos los presentes cantan y bailan alrededor de la chonta para que se fermente. Son largas horas de baile y coplas, el jefe esta pendiente y prueba la chicha cada media hora hasta que este lista, da la orden para terminar con la ceremonia con la danza final que es coger una lanza y apuntar a la chicha lista para que los espíritus no se lleven el alma.  Las mujeres se encargan de servir la chicha a todos los invitados, es una noche de diversión, todos ríen, gozan y bailan hasta el amanece

La fiesta de la culebra

Posted in HISTORIA, TRADICIONES Y COSTUMBRES with tags , , on agosto 23, 2008 by edmolin657

Se da cuando alguien se ha recuperado felizmente después del accidente. En el momento que alguien ha sido mordido por una culebra, el paciente acude al “uwishin” curandero, o a una persona anciana para ser tratado, les lavan con ardiente  ají, hiervas medicinales, lavados de hiervas o ingieren en forma de te. La curación dura muchos días, la anciana-o el uwishin se dedica exclusivamente del enfermo no habla mucho del asunto con sus familiares únicamente les va diciendo el estado diario del paciente.

Una vez curado el paciente organiza la gran fiesta, el anfitrión es el shuar rehabilitado, todos los miembros de la familia se organizan, invitan a los socios de la comunidad, amigos, familiares, etc. Antes van de cacería, pesca, recolección de frutas, se prepara mucha chicha para ese día. La ceremonia comienza a la madrugada a las cuatro de la mañana aproximadamente, se convoca a la fiesta con tuntui (Instrumento musical) se escucha silbidos, gritos de alegría se supone que los espíritus del bien se unen a la fiesta. El cuerpo del anfitrión es cubierto con figuras de culebras (pintura de sua -colorante vegetal) y con el una lanza de palma de chonta. Una vez reunido se agradece al uwishin o a la persona que curo al enfermo y ellos previenen a los invitados sobre el nuevo peligro de la selva; durante la fiesta el uswishin dice a los invitados “Yapi Yuitia-Nupi umarta” que quiere decir comed la carne de la culebra, tomad la chicha, porque ellos encenderán los espíritus y la alegría de la fiesta; mientras tanto las mujeres sirven la chicha a los invitados.

En el momento que los invitados son llamados a compartir la comida y la bebida, el uwishin también invita a un cangrejo para que entre sus tenazas lleve un pedazo de carne y chicha, y de un mensaje a todas las culebras venenosas de la selva: “decir a ellos que su veneno no es fuerte y que todas las personas estamos celebrando y riendo de ellos porque son débiles y nosotros fuertes, en honor a ese hecho festejamos la gran fiesta a la persona que fue mordida”.

Terminada la ceremonia, el shuar sanado se reintegra al grupo y comienzan a danzar con los demás en forma circular tomados de las manos, empieza a contar lo sucedido desde el comienzo hasta el momento de la curación; este hecho dura hasta el amanecer.  El dueño de la casa o el anfitrión agradece a todos los invitados invocando agradecimientos, también a los espíritus del bien para que les acompañe a sus casas.